Pues ya ha pasado la semana solidaria, unas pocas bolsas llegaron hasta el jueves, pero el viernes, con el «mochila chalenge», todo cambió, de repente, aparecieron, como por arte de magia, muchísimos kilos, juguetes y ropas de bebé.

Incluso, durante los días en los que estuvimos cargando las furgonetas para enviar los alimentos recogidos a las distintas instituciones siguieron llegándonos más kilos, más juguetes y más ropa.

Todos hemos hecho posible este milagro de solidaridad en el que los únicos protagonistas somos quienes lo hemos llevado a cabo y somos también los auténticos beneficiarios del mismo. Tal vez hoy no nos demos cuenta, pero algún día lo haremos.

Más de 1350 kg. de solidaridad repartida gracias a la comunidad educativa del bachillerato. Gesto que demuestra que se puede contar con el presente y futuro de nuestra sociedad para mejorarla. Os deseamos mucha Felicidad a todos para estos días.

Os dejamos alguna foto para recordarnos de lo que somos capaces.